Domingo 24 de Marzo de 2019    |    Hora: 23:22:55    |     Visto: 25 veces

FUERTE REPRESIÓN Y REPRESALIAS CONTRA COMUNEROS



Compartir en Facebook     
twitter share

El Juzgado de Investigación Preparatoria de Cotabambas ha ordenado la detención de los comuneros Edison Vargas Huamanga, Rafael Valdivia Bolívar y Noemí Portilla Vargas, ellos se unen a los cuatro detenidos e implicados en el bloqueo del corredor minero. Además, la justicia autorizó el levantamiento del secreto de las comunicaciones de los siete investigados. Con lo cual, la Fiscalía podrá analizar las conversaciones entre los dirigentes señalados de extorsionar a la empresa a cargo del proyecto minero Las Bambas, que lleva 48 días sin poder transportar su concentrado de cobre al puerto de Matarani, en Arequipa.

Insisten en Protesta

El bloqueo del corredor minero continuará, según señaló el vicepresidente de Fuerabamba, Edison Vargas, quien lideró ayer una protesta en Challhuahuacho (Apurímac) junto con una turba de vecinos que intentó llegar a las instalaciones de la minera MMG. “Nosotros como comuneros no nos dejamos. Nosotros reclamamos nuestros derechos y vamos a tomar una medida, pero en otro punto, que tampoco puedo decirle”, advirtió Vargas.

Esta manifestación en Apurímac fue por la detención preliminar de los asesores de la comunidad de Fuerabamba, Jorge y Frank Chávez Sotelo, a quienes el Ministerio Público señala como cabecillas de la banda de extorsionadores Los Chavelos. La Fiscalía de Criminalidad Organizada de Abancay sospecha que los abogados Chávez extorsionaban a MMG con el fin de obtener el pago de S/100 millones. Junto con los hermanos, también detuvieron a los dirigentes comuneros Gregorio Rojas Paniura y Carlos Vargas Arizabal por quince días.

Expulsan a 120

En una entrevista que otorgó el Obispo Huamaní, ex vicepresidente de Fuerabamba, quien informó que la actual junta directiva ha expulsado arbitrariamente a 120 comuneros, pues los acusan de ser traidores por haber conformado empresas que brindan servicios, entre otros clientes, a la minera.

José Vargas, otro comunero, explicó que MMG les pagó a todos una buena suma de dinero como parte del trato a cambio de su terreno. Un grupo decidió invertir su plata en negocios propios, como restaurantes, hoteles, movilidad, lavanderías. A ellos los han expulsado. Obispo Humaní llegó a Lima a pedir garantías de vida para él y toda su familia porque son constantemente amenazados de muerte. Incluso, su hija se suicidó por las constantes agresiones que recibía dentro de su comunidad.

Editor: Emili Flores Romero