InternacionalNacionalPERÚ PIERDE DERECHOS SOBRE SUS RECURSOS SI RATIFICA SU INGRESO AL ACUERDO DE ESCAZÚ

Juan Carlos Sarmiento1 mes hace110 min
https://elgranperiodicodelaire.com/wp-content/uploads/2020/07/maxresdefault.jpg

Opinión. La razón.- Reconocido analista político Ángel Delgado advierte que entrar al tratado implica desnacionalizar nuestros recursos de tierra y mar. Si firmamos sería reconocer que somos una republiqueta de tercera categoría, sostiene.

Por: Roberto Sánchez R. / El analista político Ángel Delgado manifestó a LA RAZÓN que el Perú no ganaría absolutamente nada si se ratifica su ingreso al tratado internacional de Escazú,  porque si todo acuerdo es para un beneficio de las partes firmantes, en este tratado no sucedería ello, porque se otorgan las decisiones a las grandes potencias sobre nuestro territorio, donde el Perú perdería soberanía sobre sus propios recursos, so pretexto de la defensa del medio ambiente y de los derechos humanos.

¿Cómo explicar el controversial Acuerdo de Escazú para entenderlo mejor?

El Acuerdo Regional contiene el derecho al acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, adoptado el 4 de marzo del 2018. Fue promovido por la CEPAL y la ONU. El 27 de septiembre de ese año, Fabiola Muñoz como ministra del Ambiente firma por el Gobierno peruano. Sin embargo, al implicar derechos humanos y soberanía, el Congreso deberá aprobarlo, por mandato del Art. 56º de la Constitución, antes del 27 de septiembre del presente año.

¿En qué beneficia al Perú la ratificación por parte del Congreso?

Este acuerdo de Escazú no beneficia en nada al país, porque al internacionalizar las decisiones sobre el medio ambiente y de las controversias limítrofes peruanas, éstas se van a resolver o decidir en foros e instancias internacionales y no en el Perú. La respuesta que nos dan es  que vamos a ser mejor vistos internacionalmente, pero ¿qué nos importa eso? ¿Por qué vamos a perder el derecho de manejar nuestros propios recursos?

¿Por qué las decisiones en torno al ambiente deben ser mejores en sedes internacionales que las que tomemos dentro del Perú?

Creen que los peruanos somos ineptos, que necesitamos la tutela de las grandes potencias para no desperdiciar nuestros recursos. Si firmamos sería reconocer que somos una republiqueta de tercera categoría. Pero por qué esa firma tiene que implicar la desnacionalización de la defensa de nuestros recursos. ¿Por qué tenemos que abrir al mundo nuestros recursos?

¿Cuál es el gato encerrado que implica la ratificación por parte del Perú de este tratado?

Cualquier persona sensata estará de acuerdo en defender el entorno ambiental. Pero esto no significa ser complacientes con políticas que, arropándose con estos ideales, nos dan “gato por liebre”. El Acuerdo de Escazú pretextando extender y garantizar los derechos de acceso a la información, participación y justicia medioambientales, sustrae los temas ambientales de la autoridad de los peruanos y sus instituciones públicas. Ello implica que las decisiones sobre el uso de recursos para desarrollar al país y beneficiar a nuestro pueblo, escaparían de las fronteras nacionales y no responderán a nuestros intereses.

¿Cómo atenta contra los intereses del Perú una ratificación del dicho acuerdo internacional?

Al internacionalizarse las decisiones y la jurisdicción ambientalistas, el Perú perderá control de las inversiones en el territorio. Intereses ajenos manejarán las minas, el litio (mineral del mañana) y el mar de Grau y la pesca. Pero lo más grave, es que nuestra Amazonía devendría en patrimonio común de la humanidad, para arrebatarnos la soberanía peruana. Al trasnacionalizar nuestros bosques, las aguas, los minerales, las especies marinas, condenamos a las próximas generaciones a la pobreza, la dependencia y el sub-desarrollo.

¿Responde a intereses estrictamente ideológicos sobre los territorios con recursos de países como el nuestro?

La ideología globalista radical que se esconde en diversos organismos de las Naciones Unidas y que tienen su réplica en la pléyade de ONGs –más allá de su discurso ecológico y su preocupación por las minorías indígenas– en realidad sirve a los intereses imperiales que aspiran al dominio mundial. Todos los grandes tienen interés de obtener las materias primas que hay en otros países. Ese tratado lo han firmado países que no tienen riqueza natural.

Entonces ¿Traería consigo muchas implicancias negativas al país en una coyuntura de crisis sanitaria y económica?

Pretender la aprobación del tratado en medio de la postración que causa el coronavirus, la angustia frente al porvenir y la  desesperación efecto del hambre y el desempleo –como quieren los áulicos del globalismo radical– sería una puñalada por la espalda. Una cobardía, aprovechando que la atención está por otro lado, sorprendiéndonos con una ratificación sigilosa y vergonzante. Exigimos que el Parlamento, a diferencia del Gobierno, permita la más amplia difusión y un debate en serio. ¡Que se conozca previamente su entraña antinacional, antes de cualquier decisión que malogre el destino de las próximas generaciones!

En buen romance ¿se trata de una patraña que esconde intereses de las potencias mundiales sobre nuestro vasto territorio?

Desenmascaremos estas patrañas, que recuerdan las palabras bellas y las baratijas con que los conquistadores engañaban a los indios. No permitamos que el convenio se apruebe soterradamente, entre gallos y medianoche, sin una discusión amplia y fundamentada que nos permita descubrir su entraña anti-nacional. El Congreso tiene la palabra, en virtud del Art. 56º de la Constitución por versar sobre asuntos de derechos humanos y de la soberanía nacional.

 

 

 

¿QUÉ OPINAS?

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

2020 © Todos los derechos reservas - Desarrollado por www.sistemasandinos.org