DeportesInternacionalVIZCARRA EN SU CRISIS INTERNA.

Juan Carlos Sarmiento2 semanas hace16 min
https://elgranperiodicodelaire.com/wp-content/uploads/2020/10/553355_823909.jpg

Opinión. – Las apreciaciones del comunista del diario expreso Luis García Miró Elguera revelarían un poder siniestro que opera al interior del Perú con ciertos intereses al mismo estilo del hampa, el texto es letal y contundente al desnudar una conducta maliciosa en favor de intereses oscuros. García Miró indica, los Al Capone de antaño mantenían bajo su mando tanto a la Policía como a la Fiscalía; inclusive a los jueces. No sólo crematísticamente, sino sometida al terror del chantaje permanente. Pues esta modalidad la ha reivindicado la mafia progre-marxista, de lo cual pueden dar fe Toledo, Humala, PPK y hoy Vizcarra.

Toledo inauguraría la temporada de mafias incrustadas en el Estado. La implementó a través de Gustavo Gorriti. quien fungió de guardaespaldas del de Cabana durante la “marcha de los cuatro suyos”. Ollanta Humala ampliaría las facultades de la camorra. Kuczynski la mantendría cediéndole más espacios. Y Vizcarra finalmente consolidaba a tope a la mafia progre-marxista como jerarquía decisoria en el Estado peruano.

Este póker presidencial alucinó que teniendo de su lado a esta “organización” no tropezaría con problemas durante su efímero y muy desafortunado paso por el poder. Ahí están los resultados. Los primeros tres están imputados y procesados por mega corrupción, y el cuarto va camino a lo mismo. Sin embargo, como todo en la vida las mafias tienen sus ciclos, y siempre habrá un Elliot Ness que se encargue de desmontarlas del poder. Eso es lo que estaría ocurriendo acá, este párrafo revelaría que este poder oculto ya le habría bajado el dedo al presi y ahora su desmoronamiento seria inminente.

ad portas de unas elecciones donde el resultado pudiera dar más de una dura sorpresa. Por lo pronto, para la camorra progre-marxista parece ser que la magia presidencial que aseguraba su omnipresencia en el poder sencillamente habría dejado de interesarle. A un Vizcarra zombi, sin reflejo, tartamudo y desorientado no quedaba otra que los capos de la mafia que nos gobierna le bajasen el dedo. ¡Aquello implica, amable lector, que el aparato estatal empiece a gangrenarse hasta que el país alcance un estadio de anomia!

Parte del proceso de descomposición ya estaríamos viéndolo en el Ministerio Público, donde hasta hace muy poco Vizcarra tenía la última palabra a través de Zoraida Ávalos, aún fiscal de la Nación. Pero todo indica que el centro de gravedad de la Fiscalía ya no es el mismo. Lo evidencian las dimensiones que ha adquirido el caso “Swing” y la desesperación de Vizcarra ante ello.

Recordemos que durante la semana pasada éste se dedicó a censurar “las medidas excesivas” contra lo que fuera su núcleo moqueguano palaciego, demandando que “sean archivadas”. Sin duda, nadie le hizo caso. Pero sus palabras revelan un cambio muy significativo que, a no dudarlo, podría replicarse en los demás estratos del Estado dinamitando el poder absoluto que aún maneja la mafia progre-marxista. Expreso

¿QUÉ OPINAS?

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

2020 © Todos los derechos reservas - Desarrollado por www.sistemasandinos.org